CEAT estrena PETRA, espacios domésticos de dominación


Hombres se apoderan de clásico lésbico En el segundo montaje de la línea compañías residentes de Centro Experimental de Arte Tessier, seis actores desnudos dan vida a una adaptación libre del ícono del cine gay alemán, Las amargas lágrimas de Petra Von Kant.

Seis actores desnudos protagonizan el más reciente trabajo del Colectivo de Artes Escénicas La Comuna, PETRA, espacios domésticos de dominación; que podrá verse desde el 15 de julio al 14 de agosto en Espacio CEAT. La segunda gran producción de Centro Experimental de Arte Tessier se enmarca en su línea Compañías Residentes y es una adaptación libre del ícono del cine lésbico alemán de 1972, Las amargas lágrimas de Petra Von Kant, dirigida por Rainer Werner Fassbinder.

“La primera decisión que tomamos fue que la pieza estuviera representada sólo por hombres. Aun cuando se trata de cuerpos a disposición del relato, más allá de interpretar a lo femenino o masculino, existe un traslado figurativo de sus roles arquetípicos, exacerbados por su desnudez”, explica el director, Diego Agurto. Con esta premisa, la compañía recibió la asesoría teórica del experto en feminismo, Jorge Díaz, en un proceso que los llevó a indagar en el deseo como pilar fundamental de la puesta en escena recogiendo como guía ciertos patrones del lenguaje pornográfico.

“Si bien partimos con la historia inicial de la película y algunos pasajes de ella, lo que se verá es nuestra mirada con respecto al traslado de la lógica capitalista a las formas en que se plantean las relaciones humanas hoy en día, particularmente las amorosa; el cómo se toma al otro como un mero objeto de autosatisfacción. Por otra parte, aunque no se trata de sexo en vivo, el que el elenco esté sin ropa provoca una tensión distinta. Nos hacemos cargo de eso y lo usamos a favor del discurso”, agrega.

PETRA, espacios domésticos de dominación es la nueva apuesta de Espacio CEAT en su permanente trabajo con compañías residentes, línea programática en la que el centro materializa su apoyo al teatro emergente, que lo ha llevado a convertirse en sólo cuatro años en un referente de los nuevos lenguajes del arte escénico local.

“Nos hemos convertido en un lugar esencial para las manifestaciones artísticas jóvenes, pero notamos una necesidad de apoyar no sólo a los colectivos que están recién surgiendo, sino que también a aquellos que llevan dos o tres montajes, pero aún no están en la categoría de consagrados. Esa es la labor de nuestra línea de compañías residentes. Con La Comuna en abril realizamos una primera actividad siendo parte de las lecturas dramatizadas de las novelas ejemplares de Cervantes, en alianza con GAM; ahora trabajamos en conjunto la segunda gran producción de nuestro espacio”, recalca Bárbara Donoso, directora general de CEAT. “Lo nuevo o joven no tiene por qué ser sinónimo de falta de rigor. Nos importa incentivar la profesionalización de